Cristina Mongay
,
20/03/2017
Llibres

'No pido más', de Maribel Sánchez

Celebrem el Dia Mundial de la Poesia amb els versos de la Maribel Sánchez, poeta i agitadora cultural
poesia, llibre, lectura, Dia Mundial de la Poesia, Maribel Sánchez, Març, 2017, Surtdecasa Ponent

Foto: 

cedida
El dia 21 de març és el Dia Mundial de Poesia i per commemorar aquest efemèride tan i tant especial us presenten 'No pido más', rimes de la poeta i agitadora social Maribel Sánchez. Sánchez té una ànima inquieta, compta amb 2 poemaris propis i 3 antologies, ha estat molts anys vinculada a les ones radiofòniques catalanes i publica habitualment en diverses revistes poètiques. Recentment ha col•laborat amb el fotògraf Miguel Castellano en l’exposició ‘Abstract ground’ (que s’ha pogut veure a Tàrrega i Lleida) i forma part de diversos col·lectius culturals. Tanmateix, és la coordinadora del col•lectiu lleidatà Adictos al Verso, que alimenta la flama poètica a la capital de Ponent. Amb la seva ploma us desitgem un bon inici de setmana i molta poesia per a tothom!

NO PIDO MÁS

Hoy me reconozco ante cualquier espejo,
y recuerdo: me explicaron
que nací, en la antesala de un paritorio inventado
cuando los años, eran maletas
sujetas con cuerdas apenas salidas del hambre
y los gastados zapatos, plumas sobre la tierra.

Mis primeros fueron pasos entre silencios impuestos
a golpe de entierro.
crecí al borde de los suicidios de aquellos que se atrevieron
a elevar su palabra.

De mi adolescencia me quedan acordes disconformes,
saltando de boca en boca
puños en alto ante la barbarie
y moratones tatuados en  la vorágine que mezcla
libertad con libertinaje.

Aún llevo el mar impregnado en mis ojos
y la cálida brisa de un agosto lejano
enganchada… en los poros de mi piel.

Poseo la sal heredada lejos de aquella
que acarició con espumas blancas mi cuerpo.

Un horizonte tibio y veinte comas, danzando
sobre un inacabado texto.

Entre mis muchos defectos destaca
el no dejar ahogar puntos de i, en los dedos.

Y hasta aquí me han traído los vientos
de una vida acumulando baúles
donde guardo con celo horas de experiencia
días de luz y candelabros de ausencias.

Se supone… que es la madurez, mi actual compañera
el camino recorrido mi cómplice y el reloj mi enemigo
llevo en mi alma, las mismas dosis de lucha que de olvido

Ya he regado tantas primaveras
que  tan solo reconozco los temblores
del invierno.

Y si llega la muerte a buscarme
sabrá que he vivido con algo más que lo puesto.

Y al atravesar la puerta sin regreso
pediré tan solo, ser parte de un grato recuerdo
en el alma de aquellos que quise y me quisieron.
(Tal vez, sean los mismos que hoy me siguen queriendo)

Més informació: 

També et pot interessar